Categories Opinión

¿Y si hablamos de medioambiente? | Paula Fernández

Ante la crudeza de la actual crisis, el crecimiento del desempleo y las desigualdades sociales, parece que hablar de medioambiente ya “no se lleva”, es “una frivolidad en la que no debemos caer”, y cada día nuestro gobierno, desde el Ministro de Medioambiente hasta el Presidente se empeñan en tomar medidas para poco a poco ir desmontando las iniciativas de protección medioambiental y creación de empleo que se pusieron en marcha en la etapa anterior.

Hoy cuando se está celebrando el juicio por el mayor desastre medioambiental de nuestra historia, y nos preside el que entonces era ministro de Aznar que no dudó en intentar ridiculizar el vertido de crudo, hablando de “hilillos de plastilina”, o que hizo bromas sobre el cambio climático porque “su primo le había dicho que era una tontería”,  es cuando es más importante que nunca que reflexionemos sobre la importancia económica y no sólo social de hablar de medioambiente.

La respuesta a la crisis actual, la europea y la española no puede limitarse a la austeridad y las reformas estructurales, es cada vez más evidente que estas medidas ni crearán empleo, ni resolverán las cuentas públicas.

Necesitamos un plan para generar empleo y crecimiento, y en este plan a medio y largo plazo hay que integrar necesariamente la variable “cambio climático”. No nos podemos permitir perder tiempo sin rumbo, guiados por parámetros cortoplacistas que ahondarán más en la actual crisis.

Un elemento central de la respuesta debe ser un sólido plan para una economía verde e innovadora. La transformación hacia una economía sostenible es una oportunidad que nos ofrece la actual crisis financiera, hay que sacarle partido a la crisis para canalizar las inversiones y transformar la economía en algo sostenible.

Desde nuestra experiencia sabemos que la protección del medio y el crecimiento económico no son términos contrapuestos. En España en abril del 2010 había más de medio millón de personas ocupadas en empleos verdes (un 2,62 % de la población ocupada); En Castilla-La Mancha el empleo directo en este ascendía a más de 20.000 personas.

Y si bien la gestión de residuos y las energías renovables han sido las principales generadoras de empleo existen otros yacimientos de empleo verde que no se pueden obviar como son la rehabilitación de edificios con criterios de sostenibilidad o el turismo sostenible, que en nuestra comunidad ofrece múltiples oportunidades ya que tenemos un hábitat privilegiado con espacios naturales que atraen anualmente a un gran número de visitantes.

El gobierno debería replantearse decisiones estratégicas: aparcar la política de austeridad a ultranza y conocer cuales van a ser los sectores que van a sustentar el cambio económico del s. XXI para estar entre los países líderes de este siglo.

Teníamos mucho camino recorrido, pero en lugar de avanzar en la dirección correcta este gobierno ha comenzado a desandar lo andado, y a tomar decisiones que nos hacen retroceder de forma inexorable: recortes en educación, en I+D+i, paralización del sector de las EERR, vuelta atrás en las protecciones ambientales de nuestro entorno…

Bien, si a nosotros no nos escucha , si como es habitual nada de lo hecho anteriormente le sirve a este gobierno, al menos debería tener en cuenta los planteamientos del gobierno alemán, del que es tan aplicado alumno y al que obedece sin rechistar en otros temas como el de los recortes; el pasado domingo podíamos leer en la prensa nacional un artículo titulado “Un nuevo enfoque de las políticas sobre el clima” firmado por Peter Altmaier, ministro de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de la República Federal de Alemania en el que se recogen afirmaciones como las siguientes :

“…La transformación de nuestro sistema energético está dando a Alemania un impulso vital en el plano del crecimiento económico. Queremos compartir nuestra propia experiencia nacional para motivar a otros países a emprender una transformación similar.”

“…Alemania ya se ha consolidado como un país pionero y líder en el campo de la protección del clima y el medio ambiente. Cada año se invierte más del 2,8% del PIB alemán en investigación y desarrollo. Las empresas alemanas son líderes mundiales en muchas tecnologías medioambientales. Por ejemplo, tienen una cuota de mercado mundial del 23% en el segmento de las energías ecológicas y el almacenamiento energético. Más de 2 millones de personas trabajan ya en el sector medioambiental

“…Las oportunidades que ofrece el mercado son enormes: la eficiencia en el uso de la energía y los recursos se está convirtiendo cada vez más en un factor competitivo, y las tecnologías centradas en el medio ambiente y la eficiencia son motores de crecimiento en toda la cadena de valor de la industria…”

“…Lo he dicho en varias ocasiones: creo sinceramente que la revolución energética es el proyecto que más huella puede dejar en la identidad de nuestra generación y será comparable en importancia a la reunificación del país.”

Como  conclusión podemos afirmar que hablar de medioambiente,  no sólo es oportuno sino  imprescindible, y quienes no estén convencidos por respeto a la preservación del medio deberían convencerse por los beneficios económicos y la creación de empleo, porque ¿lo que sirve para Alemania no debería servir también para España?

Sobre el autor

Agrupación Socialista de Puertollano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *